Cochabamba, Bolivia Forecast

Tolata se lució con la feria del pescado.

Un chorrito de jugo de limón fue el toque final con que los exquisitos manjares de la tercera Feria del Pescado fueron rociados ayer antes de llegar a las mesas de centenares de comensales reunidos en Villa Copacabana, a orillas de la laguna artificial de la Angostura.
A 18 kilómetros de la ciudad, sobre la carretera antigua Cochabamba-Santa Cruz, el sol ardía y las ofertas para refrescarse eran variadas. Refrescos naturales de durazno, chicha de durazno, chicha Chernobyl embotellada al hielo, helados y un sinfín de bebidas frías que calmaron la sed de una multitud de personas que se dieron cita en esta feria, para disfrutar de las variedades de pescado en la región.
Los platos eran variados, desde cabañitas de pejerrey, carpas a la parrilla, truchas fritas, hasta pacú a la parrilla y cubierto con papel estañado. Cada uno, acompañado de un platito de mote, quesillo, ispis y sardinitas fritas, guarniciones de yuca, papa frita, arroz, ensalada de lechuga y tomate y rodajas de limón al gusto.
¿Los precios? Accesibles. El plato de cualquier pescado costaba entre 10 y 15 bolivianos. Las expertas cocineras de la zona se lucieron en la preparación de estos platos que colmaron las expectativas de todos los visitantes.
Mientras muchos disfrutaban de espectáculos de motonáutica, parapente y paseos en barco en la laguna artificial de la Angostura, otros aplaudían las presentaciones artísticas de la Banda Naval de Carcaje, del grupo T'ikas Huayra, Betty Veizaga, Leyenda, Spring y la Orquesta del Valle y los más pequeñitos participaban de diversos concursos organizados por la Alcaldía de Tolata. El éxito de esta feria fue total, a las 14:00 horas, las movilidades continuaban llegando al parqueo preparado, como en una procesión sin fin, para buscar algún espacio en uno de los cuarenta restaurantes habilitados para la ocasión.