Cochabamba, Bolivia Forecast

Pobladores de Capinota e Itapaya exigen agua potable y alcantarillado.



Capinota e Itapaya, son dos municipios del Valle Bajo que a pesar de sus logros socioculturales y sus riquezas naturales, no han podido atender necesidades mínimas y básicas, tales como el agua potable y el alcantarillado.
Itapaya pertenece a la sección de Sipe Sipe y Capinota, a la provincia del mismo nombre. Los habitantes de esta región se dedican a la producción de maíz, higo, uva, remolacha, cebolla, ajo, a la minería y artesanía.
Sin embargo, los bruscos cambios climáticos afectaron en los últimos meses su producción. Primero fueron las intensas precipitaciones pluviales que provocaron inundaciones y dañaron los cultivos, pero luego de muchos esfuerzos se logró salvar parte de la siembra.
Ahora, son los inclementes rayos del sol los que han comenzado a quemar los plantines de maíz y cebolla y los agricultores anhelan una lluvia que los refresque, porque de lo contrario perderán su cosecha.
La falta de escuelas, centros de salud, ítemes de maestros y médicos, la ausencia de institutos de educación técnica y superior, además de las precarias condiciones de la infraestructura básica, han obligado a los habitantes a una continua migración hacia los centros urbanos, en busca de oportunidades y trabajo. Empero, los proyectos para recuperar a Capinota e Itapaya, son interesantes.
El consejero departamental de Capinota, José Zambrana, señaló que el proyecto de pavimento rígido Parotani-Capinota, en actual ejecución, constituye una gran esperanza para potenciar la producción agrícola y minera de la región. Pero además, existen proyecciones como el pavimento del tramo Irpa Irpa-Sicaya que ayudarán a mejorar el traslado de sus productos a los distintos centros de consumo.
También se está trabajando en el mantenimiento rutinario de los caminos hacia el norte de Potosí. “Queremos que a futuro, Capinota sea un importante centro de abastecimiento y un mercado agrícola de productos”, indicó el consejero.

Ciudad intermedia
Zambrana opinó que Capinota debe convertirse en una ciudad intermedia. El centro urbano y los caminos vecinales deben ofrecer comodidad y seguridad para el acceso a un mercado campesino capaz de crear las expectativas económicas de propios y extraños.
En el ámbito de la salud, el consejero Zambrana informó que hace falta ítemes de médicos especialistas. “Nuestro quirófano, en el hospital de Capinota, no funciona por falta de un ítem de cirujano, también hace falta enfermeras en las postas sanitarias de varias comunidades”.
En Itapaya, existe un centro de salud pero sólo cuenta con dos ítemes, el de un médico y una enfermera. Según los pobladores el de médico no es estable porque a veces lo relocalizan a otros municipios y deben efectuar reclamos para que lo devuelvan.
Los conflictos sociales a raíz de los agregados que se extraen en la zona de Itapaya han causado más de un enfrentamiento debido a la intromisión política.
El consejero departamental manifestó que es necesario deponer actitudes pues la falta de soluciones a todos estos problemas ha ocasionado migraciones de campesinos a los centros urbanos.