Cochabamba, Bolivia Forecast

Evo dice que anuncio de Repsol es un falso chantaje.



El dirigente de la primera fuerza política de Bolivia dice que el anuncio de Repsol se parece a las amenazas de renuncia del presidente Mesa.
Ante el anuncio de la petrolera Repsol de evaluar sus inversiones futuras en Bolivia y abandonar algunos campos gasíferos en caso de que el Parlamento boliviano apruebe el 50 por ciento de regalías por hidrocarburos, el diputado cocalero, Evo Morales dijo que ese es un falso chantaje, muy parecido al de las amenazas de Carlos Mesa, de renunciar a la Presidencia de Bolivia.

“Bolivia pierde”
El representante de Repsol, Julio Gavito, dijo en una entrevista que será necesario reconsiderar las inversiones que tenían previstas para los próximos años, “... de la manera en que salió (la ley) de la Cámara de Diputados, es en realidad una regalía encubierta de 50 por ciento y con esa ley, las rentabilidades de Repsol serían inferiores o negativas en muchos de nuestros campos, lo que nos obligará a abandonar muchos de ellos y todos perderíamos, sobre todo Bolivia”, declaró al diario La Razón.

Falso chantaje
Evo Morales dijo que a las petroleras no les conviene abandonar el país, a pesar de la aprobación de un 50 por ciento de regalías. “Si no han reclamado nada cuando el barril de petróleo estaba en 22 dólares y luego subió a 56 dólares, ¿porqué habrían de reclamar por lo que es justo para el país del que obtienen beneficios?” preguntó el parlamentario.
Añadió que nadie está expulsando a las petroleras del país y cuando ellas deciden que nos les conviene el contrato de producción compartida, esa reacción sólo es parte de una estrategia de chantaje. “No se van a ir, eso es falso, están actuando como una quinceañera cambiante que exige las cosas a su modo y si no le dan la razón amenaza con irse y chantajea con su llanto, igualito que Carlos Mesa, que amenazó y no se fue, porque lo único que quería era obligarnos a actuar a su modo”, calificó el diputado masista.

Mejores opciones
Agregó que aunque las petroleras realmente cumplieran su amenaza de irse, existen mejores opciones para el país, como la empresa china Sherlee, que ofreció explorar con el 51 por ciento de las regalías para Bolivia y el 49 por ciento para ella.
Lógicamente, después de su partida las petroleras van a querer someter a un arbitraje internacional el conflicto, pero según Evo no hay nada que temer porque los contratos son inconstitucionales, ya que todo convenio bilateral o multilateral debe ser sometido al Congreso Nacional y de los 77 contratos existentes, ninguno ha cumplido ese requisito. Además, estas transnacionales deben impuestos a Bolivia y cualquier juicio saldría a favor del país.
“Las declaraciones de Gavito son sólo una amenaza y yo quiero hablar con los ejecutivos de Repsol, para que ellos acepten que para Bolivia, perder significa vivir de la migaja internacional y nos ayuden a combatir la injusticia con nuestros propios recursos naturales”, señaló.